Lo que ellos no saben … y debemos enseñarles

Ambulancias insuficientes

Dotación de efectivos según los contratos, no capricho de las empresas. La responsabilidad de los retrasos en el servicio de ambulancias en Andalucía: un problema compartido.


En los últimos tiempos, se ha generado cierta controversia en torno a los retrasos en el servicio de ambulancias en Andalucía. Es importante destacar que, aunque las empresas de ambulancias tienen su papel en este sistema, no son las únicas responsables de los inconvenientes ocasionados por los retrasos. En este artículo, vamos a analizar cómo la Junta de Andalucía juega un papel fundamental en la disposición de vehículos por localidad y tipo de servicio, así como en la implementación de mecanismos de control adecuados para garantizar la cobertura necesaria. Además, propondremos posibles soluciones, como el uso de vehículos «comodín» entre poblaciones cercanas, para mejorar la calidad y la eficiencia del servicio de urgencias.
En Andalucía, las empresas de ambulancias deben cumplir los pliegos de condiciones establecidos por la Junta de Andalucía. Estos pliegos contemplan aspectos como la disponibilidad de vehículos, el equipamiento necesario y los requisitos de personal médico y sanitario. Sin embargo, es importante destacar que las necesidades reales de cada localidad y los recursos asignados dependen en gran medida de las decisiones tomadas por la Junta de Andalucía.

Un ejemplo común de esta problemática es la asignación de un solo vehículo para una localidad que se encuentra a una distancia considerable de un hospital central. Cuando este vehículo se ve obligado a trasladar a un paciente al hospital en la capital, la localidad se queda sin servicio de urgencias durante el tiempo que dura el desplazamiento, que puede ser de aproximadamente tres horas.

Para abordar esta situación, es necesario que la Junta de Andalucía convoque los concursos y licitaciones correspondientes con las dotaciones adecuadas para cubrir todas las necesidades de cada localidad. Esto implica considerar variables como la distancia a hospitales, el número de habitantes y la demanda histórica de servicios de urgencias en cada área. Además, se podrían implementar soluciones prácticas, como el uso de vehículos «comodín» que puedan ser compartidos entre poblaciones cercanas. De esta manera, se garantizaría una cobertura más eficiente y rápida en casos de emergencia.

La responsabilidad de las empresas de ambulancias no puede ser pasada por alto. Ellas deben cumplir con los pliegos de condiciones y asegurar que los vehículos estén en óptimas condiciones, el personal esté debidamente capacitado y el servicio se preste de manera profesional. No obstante, es fundamental que la Junta de Andalucía asuma su papel en la planificación y el control adecuado de los recursos asignados.


Los retrasos en el servicio de ambulancias en Andalucía no pueden ser atribuidos únicamente a las empresas del sector. La Junta de Andalucía desempeña un papel crucial en la disposición de vehículos por localidad y tipo de servicio, así como en la implementación de mecanismos de control adecuados. La asignación insuficiente de recursos en algunas zonas y la falta de vehículos disponibles son problemas que deben ser abordados de manera conjunta.

Deja un comentario